EL BUEN AMIGO GIGANTE (2016)

Share Button

Director: Steven Spielberg
Escritores: Melissa Mathison (guión), Roald Dahl (libro)
Protagonistas: Mark Rylance, Ruby Barnhill, Penelope Wilton

No acostumbro a leer reseñas de películas antes de escribir las mías, así evito que algún crítico regalón me influencie y me haga cambiar de opinión. Excepto esta vez. Más que nada porque supe que a esta cinta no le ha ido bien con el público y que, a poco tiempo de estrenarse, ya está considerada como uno de los más grandes fracasos de Steven Spielberg, el rey Midas del cine.

Y me encontré con lo que esperaba, si bien no está tan mal catalogada por los críticos, las opiniones de los espectadores son lapidarias: fome, lenta, nada nuevo, sin trama, sin explicaciones de lo que estaba pasando, etc.

636029590643490771-TheBFG57730a44c1948

“El buen amigo Gigante” está basado en la obra del mismo nombre del escritor de literatura infantil Roald Dahl, autor también de los clásicos “Charlie y la Fábrica de Chocolates” y “Matilda”. El guión pertenece a Melissa Mathison, quien ya se había unido a Spielberg en E. T. (1982). Y como si todo esto fuera poco, es la primera alianza de Spielberg con los estudios Disney.

¿Y si tenemos este trío genial (Dahl, Spielberg y Mathison), por qué el fracaso?
Revisemos la película:

En “El buen Amigo Gigante” nos encontramos con Sofía (Ruby Barnhill), una niña que vive en un orfanato, que le encanta leer y que de noche, mientras todos duermen, se encuentra mirando por la ventana y ve lo que no tiene que ver: un Gigante (Mark Rylance) merodeando por las calles oscuras, quién no tiene otra solución que raptarla para no ser descubierto.

Este Gigante la lleva a su hogar y mientras Sofía teme lo peor, en una divertida conversación llena de equivocaciones, le cuenta de los otros gigantes que comen humanos y que son muy malos. Desde aquí somos espectadores del nacimiento de una amistad hermosa, llena de pureza y lealtad entre dos seres que no pueden ser más distintos, pero que tienen en común el mayor de los males de todos los tiempos: la soledad.

A medida que avanza la cinta, el Gigante muestra a Sofía el maravilloso universo en el que vive. A pesar de los gigantes “come humanos” y a pesar de la maldad, vemos en un increíble despliegue de colores e imágenes espectaculares que el mundo de este Gigante bueno es maravilloso y único; donde las burbujas de las botellas bajan, el agua de los riachuelos sube y donde los sueños andan sueltos esperando ser atrapados y entregados a sus dueños. El Gigante y Sofía emprenderán una cruzada para atrapar a los gigantes malos y pedirán ayuda nada menos que a la Reina, vivirán aventuras y pasarán peligros, pero más que nada, se conocerán.

hqdefault

“El buen amigo Gigante” es la película para niños que siempre quise ver, que no me asustara ni me angustiara, donde aprendiera sobre el amor, la amistad y las cosas fantásticas que le ocurren a uno sólo cuando es niño y que, aunque se olvidan con el pasar de los años, dejan en nuestro corazón esa tibieza y sabor dulce de la certeza de que en muchos momentos fuiste muy feliz y que esos momentos de felicidad te hicieron olvidar las cosas malas y feas que la vida te mostró antes de tiempo.

Qué pena lo poco que el público ha valorado a “El Buen Amigo Gigante”, acostumbrados a blockbusters, super héroes, peleas, muerte, sangre y explosiones. Acostumbrados a que les expliquen todo y a que les vendan la pomada de las secuelas y precuelas y demases. No digo que esto sea del todo malo, de hecho, me encantan las películas de acción y desastres y villanos y persecuciones, es sólo que a veces mi alma necesita que la alimente de ese calorcito que deja una película sobre relaciones humanas, sobre cariños y sobre encuentros. El calorcito que deja ver una película que te da esperanzas de que no todo está perdido y de que aún hay bondad en los hombres y en el mundo.

Por Marisa Zúñiga

Comments

comments