Trolls

Directores: Mike Mitchell, Walt Dohrn
Escritores: Jonathan Aibel (guión), Glenn Berger (guión) | Erica Rivinoja (autora)
Voces: Anna Kendrick, Zooey Deschanel, Justin Timberlake

El famoso “De los creadores de” no tiene mucha importancia para mi. Es por eso que, camino a la Función de Prensa de “Trolls” de los creadores de “Shrek” (2001), no iba con muchas ilusiones. Lo primero: más de una vez he sido engañada al ir a ver una película de creadores bacanes que han resultado fiascos; lo  segundo: los Trolls son los muñecos más pasados de moda, feos y terroríficos que he visto.

De ahí mi sorpresa al encontrarme con una película llena de colores, personajes encantadores y una linda historia. Convengamos en que es una película para niños, simple y con un mensaje claro sin vueltas raras ni doble discurso. Aunque creo que los adultos también la disfrutarán, es cosa de poder pensar como si tuvieramos 5, 6 o 7 años, cuando la inocencia y la alegría de vivir aún llenaba nuestros corazones y nuestra mente.

Trolls

Trolls es la historia de dos pueblos vecinos, los Trolls y los Bergens, tan diferentes los unos de los otros, que finalmente se enemistan por más de 20 años. ¿Cuál es su principal diferencia? Mientras los Trolls son un pueblo lleno de colores, feliz que canta, baila y se abraza cada una hora; los Bergens son amargados, peleadores, grises y sobre todo muy infelices.

El conflicto se desata cuando los Bergens descubren que al comer un Troll la felicidad los invade y la tristeza se aleja. Situación que genera el éxodo de los Trolls a tierras lejanas y más seguras. Sólo que 20 años después, debido a tanta felicidad y relajo, su escondite es descubierto y un grupo de trolls son raptados.

Trolls

La siempre optimista y feliz princesa Poppy (Anna Kendrick por supuesto) decide ir al rescate de sus amigos acompañada de Brancher (Justin Timberlake), el único troll gris e infeliz que vive alejado y que ha construido un bunker para protegerse de posibles ataques bergenianos.

Trolls es una película tierna, alegre y colorida, con diálogos entretenidos y a veces muy divertidos, que entrega un buen mensaje a su público infantil y que encanta con las canciones retro al público más adulto. Canciones elegidas con pinzas por su productor musical Justin Timberlake y que encajan perfectamente en la historia y sobre todo en algunas  escenas muy bien logradas. Para el ojo más crítico, es un festival de colores y música presentado a través de imágenes con muchas texturas, las que se aprecian muy bien en pantalla normal y mejor aún en pantalla 3D.

Trolls

Trolls es una manera simple de entregar el mejor y mas viejo mensaje a los niños en su lenguaje: la felicidad está dentro de nosotros mismos, no depende de otros ni de cosas materiales, sólo tenemos que encontrarla. Depende de cuánto y cómo entendemos la amistad, la lealtad, el amor, el desinterés y de cuán decididos estemos a buscarla y mantenerla. En una época en que muchos padres llenan a sus hijos de artículos “imprescindibles”, este mensaje se hace más que necesario y ojalá llegue a la mayor cantidad posible de niños y de no tan niños.

Por Marisa Zúñiga