Yo, Tonya (2017)

Share Button

Pudo ser un drama, de las vivencias dentro de una familia difícil y de lo cruel que es la vida de una campeona, de los sacrificios que tiene que hacer alguien que quiere estar en la cima. Pudo ser una historia de superación, una Rocky moderna, una chica que surge desde las sombras, de ser desconocida, desde la pobreza y alcanza la fama gracias a su esfuerzo y perseverancia. También pudo ser una cinta del seguimiento de un cuasi crimen, un ‘whodunit’ de lo que pasó entre Nancy Kerrigan y Tonya Harding en 1994, o algo cercano a lo expuesto en Tonya & Nancy: The Inside Story (1994; disponible en youtube). Quizás pudo apostar por una comedia inspirada en los increíbles sucesos que circundaron este incidente (si no sabes de qué hablo, te recomiendo no averiguar más antes de ver la película. Por otro lado, lo más probable es que quedes con ganas de indagar un poco más tras salir del cine).

Como ves, tenía bastantes caminos para elegir, tal vez más incluso de los que he listado. Pudo escoger entre ellos, sin embargo, ambiciosamente, decidió recorrerlos todos, pero lo ha hecho de manera diestra y los ha integrado perfectamente. De igual forma que hace con la realidad y la fantasía. Guillespie ostenta de buena dirección al presentar una narración fluida, una edición exquisita y una cámara con movimientos dinámicos e incesantes (apartado del cual destacan las cámaras lentas y los planos secuencia simulados).

I, Tonya nos cuenta, sin ser un biopic convencional, la vida de Tonya Harding, quien fue la primera patinadora estadounidense en realizar un triple salto axel en competición, por allá en 1991.

Margot Robbie (The Wolf of Wall Street, Suicide Squad, Focus) produjo I, Tonya para poder conseguir el papel de la protagonista, Tonya Harding, debido a que “no quería esperar 10 años” para que la gente notara que -aunque suene a cliché- es más que un rostro bonito y le ofrecieran un rol como este: “Me he hecho productora porque no me voy a quedar sentada esperando buenos papeles”, ha sido una de sus declaraciones. Y su actuación definitivamente está a la altura del demandante rol. Robbie desaparece en su interpretación, dejamos de verla a ella para ver a Tonya, al punto de que como espectadores terminamos apoyando al personaje tanto cuando está en competencia como cuando tiene alguna dificultad en su vida.

Tonya Harding es un personaje con dimensión, para nada plano. Plantea una interesante dicotomía entre la mujer sometida y la mujer fuerte; puedes ver como es violentada psicológica y físicamente y, contrario a la imagen frágil que uno pueda tener de una mujer bajo esos abusos, ella responde y se defiende. Aún así, no logra salir del círculo de la agresión y vuelve a él, como suele ocurrir con las mujeres víctimas de abuso. Es, a la vez, una chica dura y vulnerable.

Allison Janney, por su parte, no se llevó el Oscar a Mejor Actriz secundaria gratuitamente, ya que está impecable en el papel de LaVona, la madre de Tonya, aunque me recordó un tanto a Terence Fletcher (interpretado por J.K. Simmons en Whiplash; 2014), por lo que no sentí que fuera un personaje tan terrible como me habían dicho y hasta se ganó un tanto de mi cariño… pero de que es una vieja bruja implacable, lo es.

Para finalizar el apartado de las actuaciones, mencionar a un difícil de reconocer Sebastian Stan, el Soldado del invierno en el Universo Marvel, pues ha sabido convertirse en Jeff Gillooly, marido de Tonya, y sorprende la calidad de su actuación, aún cuando se vea opacado por las tremendas actrices de las que hablamos previamente.

Con este conjunto de personajes principales, se teje una historia subterránea. De un mundo que usualmente no vemos, una cara oculta de USA, donde la meta no es alcanzar el sueño americano, no hay interés por la fama, ni el dinero, sino en la necesidad de hacer algo bien y encontrar reconocimiento por que se hace bien. No hay deseos de grandeza. Y todo esto dentro de un mundo falto de cariño, lleno de violencia y con escasos recursos económicos.

I, Tonya contará con un detalle especial bien simpático en Chile -que ha agregado su distribuidora, Cinetopia- y que no voy a adelantar para que sea sorpresa, pero me han dicho que será exhibida de esta manera en todas las salas del país, y creo que está en justa medida para aportar y no convertirse en un elemento distractivo. Otro aliciente es el soundtrack, que tiene excelentes canciones y en el cine suena precioso. Llamó especialmente mi atención “The Chain” de Fleetwood Mac, que utilizaba las multipistas en su reproducción, se escuchaba sencillamente hermoso.

Personalmente, y sin exagerar, me gustó más I, Tonya que cualquiera de las nominadas a Mejor Película en la vuelta 2018 de los premios Oscars, y considero que por lo bajo debió reemplazar a alguna de ellas. En otras palabras, no me explico que no estuviera en concurso por la estatuilla, porque es muy buena. Sin lugar a dudas, una de las mejores películas del 2017. Su factura es prolija, la edición está increíble, OST acorde y excelentes actuaciones, lo cual, adosado a su historia y potente narración, la convierten en una cinta inmersiva y, por si todo eso fuera poco, que es bastante entretenida ¡Me divertí un montón!

Recomendadísima.

Por Pedro Llantén
(a.k.a. Peter von Llantua)

Título Original: I, Tonya
Director: Craig Gillespie
Guionista: Steven Rogers
Protagonistas: Margot Robbie, Sebastian Stan, Allison Janney
Música: Peter Nashel
Fotografía: Nicolas Karakatsanis
Edición: Tatiana S. Riegel

Comments

comments