Yo, él y Raquel

Share Button

Las películas sobre enfermedades terminales en adolescentes ya te indican que posiblemente vas a llorar al final. Mezclan la libertad, frescura y alegría de la juventud con el amargo sabor de esos desenlaces que nos cuesta entender a cualquier edad.

Yo, él y Raquel (Me & Earl & the Dying Girl) nos presenta una historia sobre la amistad, acerca de cómo creamos vínculos con personas que creemos que son diferentes a nosotros pero totalmente compatibles.

Esta propuesta, que llega a la cartelera chilena a partir del jueves 5 de noviembre, nos permitirá ser cómplices de una historia poco convencional, ya que desde el inicio te hace entender que no se tratará de un drama romántico, con personajes clichés y promesas eternas de amor.

1401x788-Screen-Shot-2015-06-12-at-9.43.53-AMLa vida de Greg (Thomas Mann) no tiene muchos sobresaltos, va al colegio sin involucrarse mucho con sus compañeros y actividades. Su preocupación está centrada en pasar sus días filmando versiones de películas de forma bizarra y divertida, junto a su coequiper Earl (RJ Cyler). Esa vida da un vuelco cuando su mamá, a quien tampoco pesca mucho, lo obliga a visitar a una vecina de su edad que fue diagnosticada de leucemia. Esto le parece una verdadera lata, pero, si no pasa tiempo con ella su madre no lo dejará en paz. Por lo tanto decide ir a saludar a Raquel (Olivia Cooke), quien sabe que se trata de falsa empatía, pero lo acepta porque no tiene ganas de lidiar con más problemas.

Esta “funesta amistad”, como la describe Greg, va creciendo con los días, y al ponerse más seria va logrando que nuestro protagonista se logre involucrar sentimentalmente con el resto de su entorno

Brody-Me-and-Earl-and-the-Dying-Girl-690

Durante el film los personajes nos van encantando con sus excentricidades mientras aflora su lado más humano. Por su parte Greg sale del caparazón donde se esconde para evitar salir lastimado, tomando el control de sus decisiones y reconociendo que la amistad con Raquel es lo que lo hace crecer como persona. Earl, resulta ser una especie de “pepe grillo” que hace reaccionar a Greg en los momentos en que se encuentra más ensimismado.

Los adultos también nos dejan actuaciones pintorescas, como la mamá de Raquel (Molly Shannon) quien interpreta a una mujer sobrepasada por la situación, pero que en ningún momento pierde el humor ni la gracia. El padre de Greg (Nick Offerman) una caricatura de un sociólogo ávido de conocimiento sobre culturas y cosas extrañas, apañador y comprensivo. Y no podemos dejar afuera el elocuente profesor de historia (Jon bernthal) que funciona como un cable a tierra para Greg en su aislamiento social y sentimental.

lead_960Es una película que al parecer no te hará derramar ninguna lágrima, pero que es inevitable debido a la sinceridad y transparencia de las vivencias de sus personajes. Uno se ve reflejado en Greg y su forma de buscarle un sentido a la vida. Todos hubiésemos deseado una amiga como Raquel que nos empujara a sacar el potencial que no sabemos ver en nosotros mismos.

La forma en que está contada es fundamental para el relato . El director Alfonso Gomez-Rejon nos narra una historia desestructurada, agridulce, ágil, con vueltas bruscas de planos, colores sepias, y personajes queribles.

Si estás buscando para este fin de semana una película fresca y tierna no te pierdas esta merecida ganadora de Sundance a mejor película y premio del público.

Por Mariana Fernandez

Comments

comments