Spotlight (2015)

Share Button

En el año 1992, leí en el diario acerca de las acusaciones de abuso sexual que hacía un grupo de periodistas de un diario de Boston en contra de un gran número de sacerdotes católicos, y del Arzobispo que los encubrió. En esa ocasión, no pude dejar de recordar lo que me sucedió, a los 8 años, cuando tuve la conversación más extraña con el cura que me confesó para poder hacer la primera comunión, conversación que me ordenó “no repetir a mi madre”.

Spotlight es el nombre del equipo de investigación del diario Boston Globe que tuvo a su cargo el caso de un sin número de sacerdotes de la iglesia católica de Boston que por más de 20 años abusaron sexualmente de niños en situación vulnerable. Sacerdotes que actuaban amparados por la propia iglesia católica, eran defendidos por su comunidad, incluso por abogados y ni siquiera la prensa o la televisión tomaba parte en los casos y no seguían pistas de una situación que era un secreto a voces, porque se sentían intimidados por la organización más poderosa e influyente del planeta.

Spotlight-Image

Y mientras tanto, cientos de niños seguían siendo abusados y sus vidas cambiaban para siempre. Por otro lado los curas al ser descubiertos eran cambiados de parroquia a modo de “castigo” y podían seguir ejerciendo sus bajezas libremente, hasta que eran descubiertos nuevamente y de nuevo eran trasladados por razones de salud o cualquier razón inventada, todo esto a sabiendas y propiciado por el propio arzobispo.

Spotlight fue un grupo de periodistas que se enfrentó a todo, que no dudó ante las amenazas y que siguió hasta el final porque para ellos lo importante era no solo evitar que los abusos siguieran, sino que también la sociedad en su plenitud entendiera que ese caso era solo la punta del iceberg.

maxresdefault

Sugerencia: No lo dude y vaya a verla, es una muy buena película con un guión excelente, actuaciones extraordinarias (el Oscar para Mark Ruffalo por favor!) y muy buena dirección. Por lo menos a mí, me dejó pensando en que yo tuve suerte y deseando que ojalá en un futuro no muy lejano tengamos en Chile un equipo tipo Spotlight que denuncie para que de una vez por todas el abuso de los curas hacia esos niños menos afortunados disminuya también en nuestro país.

Por Marisa Zúñiga

Comments

comments