El Pasajero (The Commuter)

El Pasajero
Share Button

Esta cinta es la cuarta colaboración entre el director de origen español Jaume Collet-Serra y Liam Neeson y sigue la senda de los trabajos anteriores: Persona “común” que se ve envuelto en situaciones extraordinarias y debe salir de ella a punta de combos y balas.

El Pasajero nos muestra a Neeson como un ex policía, era que no, ahora vendedor de seguros devoto a su familia y su trabajo, vive una rutina tal que conoce a mucho de los pasajeros de un tren el cual lo lleva a su laburo a diario. El mismo día que es despedido por viejo y caro (casualidad con la realidad chilena) y de regreso a su hogar, una misteriosa mujer (Vera Farminga) le ofrece un simple trato: si descubre la identidad de un pasajero oculto antes de la última bajada recibirá una suma considerable de dinero. Esta propuesta lo involucrará en una conspiración criminal que pondrá a su familia y todo quien lo quiera ayudar en peligro.

Foto 1

Nos encontramos con un Nesson más viejo -se supone que se retira del género de acción, ya a esa edad las rodillas duelen- por ende, en esta película vemos menos patadas y combos, sustentando su propuesta en el logro de un objetivo contra-reloj con un frenético montaje y música acorde, entregándonos pistas falsas sobre el incógnito pasajero que lleva sobre sus hombros el destino de Nesson y su familia.

Si bien tiene un número no menor de actores de renombre, pareciera que todos actúan en piloto automático. Tenemos a un Neeson haciendo de Neeson, Un Jonathan Banks pegado con su papel de Mike, Patrick Wilson desganado y Sam Neil actuando de memoria. La única que se toma su papel en serio en Vera Farminga que hipnotiza con esos ojos celestes.

The-Commuter-foto-2

Más allá de todas las obviedades y clichés del género que abundan en El Pasajero, su director logra entregarnos una película con un buen ritmo y un último acto que te mantiene pegado al asiento hasta un final que se alarga más de la cuenta, como que el director se dio cuenta que le falto cerrar un arco argumental y agregó, medio con chicle, un epílogo. Recomendable para quienes les gusta el cine de acción de Neeson y solo quieren pasarlo bien en el cine.

Por Claudio Adn

Comments

comments