El Niño y el Mundo (2013): Miradas sobre lo feroz.

Share Button

El formato de la animación ha logrado ir situándose como un dispositivo válido para contar historias, no sólo dirigidos al público infantil. La ductilidad del formato permite explorar y dar a conocer imágenes que de otra forma hubiese sido imposible de mostrar. En esa línea, onírica, imaginativa, altamente expresiva, hemos podido acceder a obras de mucha calidad que provocan al espectador, independiente de su edad. Un buen ejemplo de ello es El niño y el mundo (2013), cinta brasileña que fue nominada al Oscar como mejor película animada en 2016.

El director Ale Abreu se vale de la historia de un niño y la búsqueda de su padre, para exponer dificultades y diferencias sociales, económicas y políticas en su Brasil natal, una realidad que se repite de manera dolorosa en países latinoamericanos. Frente a la pobreza creciente en la zona rural, el padre debe partir a la ciudad, dejando a su hijo y a la madre en el campo. El niño decide partir a buscar al padre, viaje a través del cual irá encontrando personajes que le permitirán conocer mejor el mundo donde vive, sin que esto cambie su mirada lúdica e inocente frente a la realidad.

foto_4

La iconografía que el director utiliza para dar a conocer los escenarios en donde los personajes se desenvuelven remiten a las ideas de cuento de hadas, e incluso, hay ciertos guiños a  El mago de Oz (1939), con ciudades que se alzan como la tierra prometida, islas autosuficientes que al igual que la cinta clásica, encierran una mentira, y no son todo lo que prometen. Abreu muestra además la dramática consecuencia de la automatización y la presión de la producción industrial, versus la artesanía y las formas originales de trabajo. La misma obra de Abreu tiene algo de esa dicotomía: su película exhibe líneas a simple vista sencillas, sin que eso la vuelva simple. Es como si el formato rindiera homenaje a esa manera de hacer las cosas, mucho más puras, pero a la vez mucho más realistas.

foto_2

Hay en El niño y el mundo una forma de exponer el gran tema del viaje del héroe que nos habla del viaje “de ida y de vuelta” de una manera certera, con mucha lucidez. Los retornos que enfrentamos nos convierten en personas distintas, pero en este caso, también nos remiten a quienes hemos conocido. Y de alguna manera, Abreu nos dice que dentro de nosotros mismos contenemos a quienes nos hemos encontrado en el camino y que, con el tiempo, nos vamos convirtiendo en quien nos influyó. El retorno del niño es a la vez el retorno de los adultos que conoció y viceversa.

El niño y el mundo es una obra íntima e introspectiva pero a la vez vibrante y llena de colorido. Un cuento que nos recuerda que el retorno puede estar dado por una melodía, por el sonido de la infancia, del hogar y de la historia. Es una oportunidad para conectar con nosotros mismos a través de ella y para conocer algo más de animación latinoamericana a la cual no siempre tenemos acceso.

Comments

comments