Valerian Y La Ciudad De Los Mil Planetas

valerian
Share Button

una película empieza con Space Oddity de David Bowie, cuando durante los primeros minutos me cuenta que una estación espacial internacional se expandió hasta convertirse en Alpha, La Ciudad De Los Mil Planetas, porque a través del tiempo fue recibiendo especies de toda la galaxia, especies que siglos después conviven en paz y armonía. Y cuando sumado a todo eso, has leído que los comics en los que se basó el director para escribir el guión inspiraron, entre otras, películas como “La Guerra de las Galaxias”, “Guardianes de la Galaxia” y “El Quinto Elemento”, yo me echo para atrás de mi asiento y me preparo para, por parte baja, ser sorprendida, encantada y por qué no, fascinada.

Bueno, nada de eso me pasó, ni me sorprendió, ni me encantó y mucho menos me fascinó. Y no es que hiciera comparaciones, todo lo contrario a mitad película estaba haciendo tanto esfuerzo por encontrar coherencia en la historia, por tratar de unir cabos y por tratar de entender qué era lo que me estaban contando que olvidé que se suponía que vería una obra inspiradora. A los 30 minutos quería que terminara y no me importaba nada lo que le pasara a los protagonistas. ¡Y me faltaban 107 minutos, horror!

valerian-trailer2-1920x806

“Valerian Y La Ciudad De Los Mil Planetas” es la nueva entrega del director francés Luc Besson, a quién conocemos por “El Profesional” y por “El Quinto Elemento”, entre otras. Es el siglo 28 y el universo se las ha arreglado para vivir en paz, todas las especies se visitan y son los mejores amigos. Pero como nunca la felicidad es completa, una amenaza se cierne sobre la base Alpha y Valerian (Dane DeHaan) y Laureline (Cara Delevinge) son los elegidos para salvar el planeta y, sorpréndanse, el universo entero.

La pareja se embarca entonces en una serie de aventuras, persecuciones, peligros y todos los ingredientes de todas las películas espaciales que has visto en la vida. Por supuesto que también está el consabido tira y afloja de las malas comedias románticas, él es un mujeriego que está dispuesto a cambiar por amor a ella y ella es demasiado bacán, segura de sí misma, regia y obvio que lo rechaza y le jura que no se interesará jamás en él… Y sería.

valerian-cara-clip-30-6-pic

Dicen que de todas las películas uno debe rescatar algo bueno. Tal vez en “Valerian” sean rescatables los universos bien logrados y las realidades virtuales que muestra; esa parte podría llegar a ser alucinante, podríamos sumergirnos en esas imágenes espectaculares y soñar con ser uno de esos seres extraños en medio de lugares paradisíacos o en medio de ciudades creadas para tu diversión y entretenimiento. Pero es que el resto, lo que importa, es decir la trama es tan débil que es imposible adentrarse siquiera un poco y pretender que estamos ahí, viviendo esas aventuras, visitando esos lugares. Todo es tan poco creíble que todo el tiempo nos salimos y nos damos cuenta que estamos en una sala de cine, viendo ficción y de la mala. La pareja de actores principales tiene tan poca química, tan poco encanto que aumentan aún más lo poco que nos podemos relacionar con la historia. El villano lo adivinas casi antes de que aparezca, vamos Clive Owen tú puedes más!, eres el villano más fome, mal actuado y patético de año.

Para una película independiente que costó 180 millones de dólares y que cuenta con varios actores de renombre, en persona y en voces, “Valerian Y La Ciudad De Los Mil Planetas” es una gran desilusión. Tal vez no lo hubiera sido tanto si hubieran hecho unos pequeños cambios como cambiar el guión, cambiar a los protagonistas, al villano…Naaah, demasiado trabajo, mejor un sólo cambio: simplemente, para no crearnos tantas expectativas, en lugar de empezar la película con Space Oddity, lo hubieran hecho con Aserejé, de Las Ketchup y listo.

Director: Luc Besson

Guionistas: Luc Besson

Protagonistas: Dane DeHaan, Cara Delevingne, Clive Owen

Por Marisa Zúñiga

Comments

comments